bruxismo-habito-dañino-perjudicial

Bruxismo: nuestros dentistas en Cerdanyola te ayudan a poner fin a este dañino e involuntario hábito

El bruxismo es un hábito consistente en apretar, frotar o rechinar las estructuras dentales sin un objetivo concreto. Seguramente estés pensando que esto no va contigo, que tú no lo padeces. Pero, ¡ojo! Lo que caracteriza a esta práctica tan dañina es que es involuntaria. Aproximadamente entre el 20 y 30% de los niños y entre el 6 y 8% de los adultos lo sufren. Sin embargo, la mayoría lo descubren durante sus visitas rutinarias al dentista. Hoy te hablamos de él, de sus causas y consecuencias para que descubras por qué es importante que nuestros dentistas en Cerdanyola te ayuden a ponerle fin.

¿Por qué no nos damos cuenta de que lo hacemos? Porque es un hábito que se inicia, principalmente, cuando dormimos. Nuestro cuerpo necesita descargar las tensiones acumuladas durante el día y una de las formas de hacerlo es esa. Pero también se puede producir durante el día, en situaciones de máxima concentración o de tensión psíquica.

Queremos animarte a que, de ahora en adelante, intentes ser conscientes de ello. Detente a pensar en tu mandíbula. Relájala. Presta atención a molestias o sensaciones de cansancio en la cara, la cabeza o las cervicales. ¿Por qué es importante? Porque estos son algunos de los síntomas de este involuntario acto.

Cuál es exactamente su origen todavía es algo desconocido. De hecho, sus causas son multifactoriales. Sin embargo, todo apunta a que el estrés y la ansiedad juegan un papel importante en él. Además, el consumo de ciertos medicamentos, drogas, alcohol o tabaco también contribuyen a su aparición.

Alcance

Dependiendo de su intensidad y frecuencia, el bruxismo puede llegar a ser muy dañino para tus dientes, tu sistema masticatorio en general e incluso para tus músculos y articulaciones. Desgasta el esmalte dental (lo que, a su vez, facilita la formación de la caries), favorece la sensibilidad al frío o a los dulces y hace más probable la ruptura de un diente. Pero es que, además, como ya hemos comentado, pasarnos toda la noche chirriando nuestros dientes puede provocar dolores de cabeza, oídos, cuello, dificultades para masticar…

Y volvemos al origen del problema… La persona que lo sufre, generalmente no se da cuenta de ello. Por tanto, ¿cuál es una forma de controlarlo? Haciendo visitas regulares. Nuestros dentistas de la clínica dental Cerdanyola estarán encantados de atenderte. Y, ¡buenas noticias! El tratamiento es bastante sencillo. Tomarán medidas de tu dentadura y fabricarán una férula de materiales plásticos adaptada a ella. Colocándotela cada noche notarás sus resultados de inmediato.

Valoraciones