alimentos-perjudiciales-dientes-dentistas-cerdanyola
Rate this post

Alimentos que, en exceso, te harán frecuentar nuestra clínica dental en Cerdanyola

A una edad muy temprana aprendemos que inflarnos a golosinas no es nada bueno para nuestro estómago ni para nuestros dientes. Nuestros padres nos decían y repetían que el alto nivel de azúcar que contienen facilita la aparición de la caries. Y no les faltaba razón. Además de los dulces, son muchos los alimentos que estropean nuestra radiante sonrisa y perjudican nuestro esmalte. A nuestros dentistas en Cerdanyola les encantaría que les visitases uno y otro día pero, puesto que nos gusta mimarte también desde casa, procedemos a hacerte una lista de los alimentos cuya ingesta deberías moderar si no quieres que tus visitas sean más frecuentes de lo recomendable.

Pero antes, un poco de teoría. La caries es, básicamente, orificios que se producen en los dientes. ¿Qué los causa? El ácido que se encuentra entre ellos y que poco a poco va desgastando el esmalte. Y ¿por qué tenemos ácido entre nuestros dientes? Porque los alimentos se disuelven en azúcares y se convierten en ese ácido, corrosivo y dañino para nuestros dientes.

El esmalte de nuestros dientes es vital para su fortalecimiento y protección. Está compuesto de componentes que ofrecen al diente una barrera protectora contra los microorganismos que intentan colonizarlos. Pero, ¿qué ocurre? Que el esmalte es muy delicado y una vez se degenera es difícil de regenerar. Habrá que cuidarlo y mimarlo mucho. ¿Cómo? Moderando la ingesta de algunas comidas es uno de los “requisitos”. Los otros consisten en mantener una buena higiene dental diaria y acudir a las citas anuales con nuestros dentistas de la clínica dental en Cerdanyola 😉

¡Empezamos la lista!

 

  1. El café, mejor una taza.

El café, además de estar muy rico, se vuelve necesario para muchas personas. Pero, cuidado: debido a la tierra en la que se cultiva, algunos son muy ácidos. Puede desgastar nuestro esmalte dental, darle un aspecto amarillento y, en general debilitar el diente. ¿Un buen sustituto? El té verde.

 

  1. El gas, enemigo de nuestros dientes

Las bebidas gaseosas suelen contener niveles elevados de azúcar y algunas de ellas, cafeína u otras sustancias ácidas. Dañan nuestro esmalte, por lo que tampoco es recomendable su excesivo consumo. ¿Por qué no combinarlos con zumos naturales? Y, si necesitamos hidratarnos, la mejor opción siempre es y será el agua.

 

  1. Alcohol

Siguiendo con las bebidas, sentimos comunicarte que el alcohol, entre otros efectos negativos para tu organismo, es de los mayores enemigos de una sonrisa saludable. Deshidrata y reseca la mucosa bucal y hace que las encías se vuelvan más sensibles y que el diente se resienta por ello.

 

  1. Exceso de sal, igual que exceso de azúcar

Los alimentos excesivamente salados producen el mismo efecto que los excesivamente dulces. Por eso, patatas fritas de bolsa, galletas saladas y, en general, la sal acumulada en alimentos procesados, puede llegar a ser muy corrosiva.

 

  1. El limón

Su fuerte ácido podría hacer saltar nuestro esmalte. Pero es un alimento muy beneficioso, por lo que lo ideal será saber cuándo cepillarnos los dientes tras su ingesta. Esperar unos 30 minutos es lo más correcto.

 

  1. Frutas deshidratadas, tentempié saludable pero moderadamente

Contienen azúcar natural, pero es igualmente azúcar. Además, su viscosidad también en dañina para el nuestro esmalte y dientes. Como ocurría con el limón, es recomendable controlar el tiempo transcurrido para proceder a lavarnos los dientes. Y, en este caso, el día que las comamos, mejor si añadimos un lavado de más.